Skip to main content
Switch Language
  • Noticia

¿Por qué desarrollar una mentalidad de innovación es más crítico que nunca para las organizaciones?

En un mundo donde los eventos disruptivos ocurren cada vez con más frecuencia, ¿qué tan preparado está su negocio?

Man inside a factory of face shields

Agosto 29, 2020

Una crisis está lista para consumir la vida tal como la conocemos en cualquier momento ya sea de forma individual o, como estamos presenciando actualmente con la pandemia de COVID-19, a nivel mundial. La historia nos muestra el costo que causan tales eventos, desde la peste negra de la Edad Media hasta el terremoto y tsunami del Océano Índico en 2004, las crisis casi siempre nos sorprenden sin previo aviso. Afortunadamente, la historia también demuestra nuestra resistencia ante estas catástrofes, desde los pernos gigantes diseñados para mantener unidas las casas después del gran terremoto de 1886 hasta los fabricantes de cerveza que producen desinfectante para manos hoy en día, las personas son ingeniosas. Pero ¿hay alguna forma de estar preparado para la innovación antes de que ocurra lo inesperado?

Por supuesto, la gente dirá: "¿Cómo podemos prepararnos para una pandemia mundial desconocida o un ciclón, inundación, terremoto, un acto terrorista"? La lista de posibilidades sigue y sigue. La pregunta más importante es: "¿Cómo no podemos prepararnos?" El hecho de que no sepamos con precisión cuándo y dónde podría ocurrir una crisis no significa que debamos sentarnos y esperar. Como lo demuestra la pandemia de COVID-19 y otros eventos recientes, lleva tiempo concentrar recursos, reorganizar y organizar las respuestas; tiempo que podría significar la vida o la muerte de su negocio, su cadena de suministro o, como hemos presenciado desde principios de 2020, literalmente, la pérdida de vidas. 

Entonces, ¿cómo pueden las organizaciones estar mejor preparadas para futuras crisis? A continuación, se presentan algunas reflexiones sobre la expectativa de lo inesperado. 

(Re) definir el negocio de la innovación

El artículo escrito por el profesor Theodore Levitt, de la Harvard Business School, "Myopia in Marketing", despertó a muchas empresas después de su publicación en Harvard Business Review en 1960. Durante mucho tiempo fue incluido como una lectura obligatoria en los cursos de negocios y marketing, el artículo desafió a las empresas a dejar de definirse por lo que habían producido y, en cambio, centrarse en satisfacer las necesidades de los clientes. 

Aunque Levitt pretendía que sus palabras fueran un llamado de atención para las empresas estadounidenses que se enfrentaban a la ola de la fuerza industrial posterior a la Segunda Guerra Mundial, su premisa sigue siendo cierta para las empresas que desean responder más rápidamente ante una futura crisis. De los muchos pensamientos brillantes ofrecidos en su artículo, esta frase destacó: 

"Las oportunidades de aplicar su conocimiento técnico para crear aplicaciones que satisfagan a sus clientes deben ser observadas y analizadas constantemente, lo que explica su estupenda producción de productos exitosos". 

Lo interesante de esta frase de Levitt,  "mantener una vigilancia constante", se presenta en una serie de hallazgos publicados por Joseph B. Fuller, Judith K. Wallenstein, Manjari Raman y Alice de Chalendar en Harvard Business Review. 

El artículo, "Su fuerza laboral es más adaptable de lo que usted piensa", se basa en una encuesta global exhaustiva realizada a 11,000 trabajadores y 6,500 líderes empresariales en 2018. El estudio mostró que los dos grupos ven el futuro de manera significativamente diferentes, señalando que los trabajadores parecen tener una mayor comprensión de las fuerzas de la disrupción y su impacto en las empresas. Los líderes, por el contrario, mantienen un enfoque demasiado limitado, aparentemente incapaces, o poco dispuestos, según los autores, para explorar las posibles implicaciones de las fuerzas disruptivas, llevándolos a concluir que “la mayoría de los líderes aún no han descubierto qué cambios deben ser prioridad”.

Este artículo concluye que la incapacidad de las empresas para priorizar la innovación resulta en un cálculo erróneo de las reservas de talento, lo que resulta en una inversión insuficiente en los programas de capacitación de los empleados. 

¿Cuál es la lección? Nunca pierda de vista cual es el corazón de su negocio y cultive continuamente el conocimiento de sus empleados. De esta manera, estará listo para racionalizar y redirigir los esfuerzos en tiempos de crisis. 

Desarrollar una mentalidad de innovación

La innovación siempre comienza con una idea, pero las ideas, son como un mosquito, pueden aplastarse fácilmente. 

Las empresas que buscan desarrollar una mentalidad innovadora y no solo un momento de innovación deben considerar un enfoque multifacético para la innovación, incorporándolo en toda la organización. Una forma es crear un sistema que se esté probando y optimizando continuamente para mejorar proyectos. Similar a los procesos científicos, esto les permite a las organizaciones mantener la innovación a la vanguardia. 

Waguih Ishak, director de tecnología de Corning R&D Corporation-Silicone Valley, dijo en un artículo en septiembre de 2017 publicado por McKinsey & Company:  

“Todos necesitamos mecanismos y una cultura que aliente la adopción de nuevas tecnologías, estimule la pasión por el conocimiento y reduzca las barreras a la creatividad, permitiendo avances inesperados.”

El valor devuelto al permitir que los empleados piensen, creen e idealicen fortalecerá su empresa, ayudándola a superar con éxito los momentos de crisis. Liderar es escuchar, confiar, capacitar a los empleados, dirigir y gestionar el rendimiento. 

¿Cuál es la lección? Al incorporar una mentalidad de innovación en la cultura de la empresa, el proceso se convierte en un principio rector estratégico en el que puede apoyarse cuando las cosas se ponen difíciles. 

Fortalezca su ecosistema de innovación 

En el Estudio de Innovación UL de 2019, más de la mitad de los encuestados respondieron que usan asociaciones externas para innovar. Sin embargo, existen diferencias considerables entre las industrias. El 73% de los fabricantes de productos informaron sobre una colaboración regular con socios externos para innovaciones de productos y procesos, mientras que solo el 23% de los productores de dispositivos médicos/atención médica respondieron lo mismo. 

¿Era posible desarrollar curas más rápidas e implementar ideas innovadoras de una manera más gentil para combatir el nuevo coronavirus, si el sector de la salud y la industria de dispositivos médicos tuvieran más socios externos? Si bien no podemos cambiar el pasado, podemos mejorar nuestra reacción ante futuras crisis. La colaboración crea flexibilidad y les permite a las organizaciones llevar sus soluciones al mercado más rápido. Y, una organización ágil, con socios de ideas afines, puede cambiar el rumbo para reaccionar más rápidamente a las interrupciones. 

¿La lección? Las interrupciones nunca desaparecen, ya sea por la introducción de un nuevo competidor o virus. Construir un ecosistema de innovación, o fortalecer y refinar continuamente su escenario actual, permite una innovación más rápida para resolver estas situaciones. 

En un mundo en el que los eventos disruptivos suceden cada vez más y afectan a grandes y pequeñas empresas, ajustar su proceso de innovación ahora puede ayudar a su empresa a navegar de manera efectiva durante cualquier crisis que pueda surgir en el futuro.

Ponerse en contacto

Hablar con un experto

Ayuda y Soporte

¿Cómo lo podemos ayudar?